Vista Legal Services

┬íLlámenos Hoy! (909) 984-9555

Idiomas: Portada en Espa├▒ol English Home

Oficina Legal

En Vista Legal Services nos ocupamos de todos los servicios relacionados con inmigración, incluyendo:

  • Inmigración Familiar
  • Ciudadanía
  • Deportación
  • Perdones
  • Inmigración Laboral
  • Visa de Visitante
  • Defensa Penal

Servimos los condados de Los Ángeles, Orange e Inland Empire.

Reentradas ilegales: Lo que toda persona debería saber

Por el abogado Gerald Gornik

Para inmigrar a Estados Unidos, a menudo una persona tiene que sortear innumerables obstáculos.  En mi larga experiencia como abogado he aprendido que no hay peor situación para destruir cualquier esperanza de inmigración que la creada por las reentradas ilegales. 

Es esencial recordar dos reglas.  La primera es que si una persona ha entrado ilegalmente al país y se va después de haber vivido aquí por más de un año, no podrá regresar a menos que el gobierno le otorgue un perdón.  La segunda regla, especialmente severa, es la que generalmente desconoce la mayoría de los inmigrantes: si la persona que se ha ido de Estados Unidos después de haber vivido aquí de forma ilegal por más de un año regresa a Estados Unidos sin un permiso del gobierno, a esta persona se le negará de por vida la residencia permanente.

Muchas personas que viven ilegalmente en Estados Unidos creen que entrar y salir repetidamente no va a empeorar su situación.  La realidad es que esto sí puede empeorarla.  Haber entrado ilegalmente sólo una vez no significa necesariamente que una persona no pueda obtener el estatus legal.  En el caso de alguien que tiene la posibilidad de obtener su residencia a través de un familiar, por ejemplo, una entrada ilegal no lo echará todo a perder.  Sin embargo, una reentrada ilegal sí que podría hacerlo.

Si la persona ha entrado ilegalmente, a menos que sea beneficiaria de una petición presentada antes de mayo del 2001,  deberá seguir el proceso consular y eventualmente salir de Estados Unidos para asistir a la entrevista final en su país natal.  Para la persona en esta situación es como si una puerta invisible se cerrara detrás de ella: esta persona no podrá regresar a Estados Unidos salvo que el gobierno le otorgue un perdón.

Si la persona regresa sin permiso --permiso que sólo podrá obtener después de que el perdón haya sido concedido--perderá toda posibilidad de obtener la residencia permanente.  Esto quiere decir que la mayoría de quienes tengan que inmigrar a través del proceso consular podrán hacerlo únicamente si han obtenido el perdón.  Por esta razón es crucial tener un perdón debidamente preparado.  La complejidad de las leyes que regulan las entradas y reentradas ilegales es otro motivo de peso para que la persona que desea inmigrar consulte con un buen abogado de inmigración.